miércoles, 30 de diciembre de 2015

DECLARACIÓN DE LA ASOCIACIÓN LATINOAMERICANA DE ABOGADOS LABORALISTAS

jueves, 19 de noviembre de 2015




TERCERIZACIÓN: ESTRATEGIA DEL CAPITAL CON CONSECUENCIAS NEFASTAS PARA LOS TRABAJADORES

El rico intercambio de experiencias entre los participantes de nuestro encuentro nos revela el incremento en nuestra Región de la tercerización en la contratación laboral, sus características y consecuencias.

Detrás del falso argumento de eficiencia productiva y competitividad, se esconde un doble objetivo: incrementar la tasa de ganancia pagando bajos salarios y obteniendo lucros ilegítimos a través de los verdaderos costos de la intermediación en la contratación; y dividir el colectivo laboral desarticulando el poder de la clase obrera. Son manifestaciones del neoliberalismo cuyos embates venimos resistiendo.

La primera manifestación del fenómeno tercerización es la discriminación de los trabajadores en la empresa, entre aquellos contratados directamente por ésta y los que prestan su fuerza de trabajo a través de intermediarios.

Esa discriminación se manifiesta principalmente, en que los trabajadores tercerizados perciben remuneraciones muy inferiores a la de los empleados directos; suelen tener un encuadramiento sindical diferente o ninguna posibilidad de encuadramiento sindical; su inestabilidad en el empleo es mayor; su protección en materia de seguridad en el trabajo es menor o directamente nula; sufren el riesgo de insolvencia de los intermediarios que los contratan; en síntesis padecen una precarización generalizada de su relación laboral, muy lejana del trabajo digno a que tienen derecho.

La tercerización se enmarca en una situación general del mundo del trabajo signada por el desempleo estructural, el subempleo, el trabajo no registrado, y otras formas de depresión y precarización de las relaciones laborales, aún más graves en sus consecuencias sociales que la propia tercerización; todas ellas formas para mantener e incrementar la rentabilidad del capital.

Más allá de los cambios experimentados por los mercados consumidores y las formas de organización empresarial, el trabajo humano continúa y continuará constituyendo el factor determinante de la creación de bienes y servicios que hagan posible una vida mejor.

La clase capitalista dominante pretende mantener la hegemonía para su injusta apropiación de la riqueza de muy diversas maneras, una de sus estrategias principales es mantener dividida a la clase trabajadora. Y la tercerización constituye un instrumento clave de esa estrategia. Porque al discriminar brutalmente a los trabajadores, produce un efecto en lo inmediato que traslada la división del colectivo laboral en la empresa a los trabajadores como clase social.

Con ello consigue un notable debilitamiento que no solo se expresa en el plano socio-laboral, sino también específicamente en lo sindical y político. Todo lo cual le facilita seguir adelante con su política de precarización de los vínculos laborales.

Pero más allá de las actuales derrotas que puedan sufrir nuestros pueblos como víctimas de esas manifestaciones actuales del neoliberalismo, la historia de la humanidad, leída como un proceso dinámico nos enseña  que a través de los tiempos los  trabajadores han logrado, y lograrán, sobreponerse y avanzar hacia situaciones sociales más justas.

Esa es una tarea que deben protagonizar los trabajadores, a la que nosotros en cuanto abogados laboralistas y también parte del colectivo social, tenemos la vocación y el deber de contribuir.

En lo inmediato debemos recordar que el derecho al trabajo; a un trabajo digno, estable y justamente remunerado, es un Derecho Humano que consagran los Tratados Internacionales vigentes en nuestros países.

Establecemos el compromiso de internacionalizar los derechos del trabajo y sus instrumentos protectores, así como llevan a cabo la internacionalización de los derechos humanos. Apoyamos la Organización Internacional de los trabajadores, sus luchas, huelgas y reivindicaciones internacionales.

Nosotros impulsamos y desarrollamos esos derechos a través de nuestra Carta Socio Laboral Latinoamericana. Por todo eso en nuestra Carta Socio Laboral proponemos la prohibición, lisa y llana, de la tercerización laboral.

La presente Declaración fue aprobada durante el Encuentro Latinoamericano de Abogados Laboralistas en el marco del XXV Congreso de la Asociación Nacional de Abogados Democráticos en la Ciudad de México el día 7 de noviembre pasado.

LA LEY DE SEGURIDAD CONTRA EL SOBERANO

LIC. DANILO MARTINEZ


Masaya 26 de diciembre del 2015


Recientemente se aprobó en el parlamento, la “LEY DE SEGURIDAD SOBERANA”. Mensaje claro, directo, que el régimen no escatima mecanismos y medios, para su continuismo en el Poder. El propósito de la ley no es solo intimidatorio,  sino que es parte de los preparativos en contra del descontento que pueda surgir después de los “resultados” de la contienda electoral del dos mil dieciséis. Es parte del arsenal represivo con que cuenta el actual régimen para garantizar su perpetuidad. Es un intento por darle legitimidad a la persecución y represión contra el pueblo.

Dicha ley:  
Pone el poder militar sobre el poder civil
Asigna un papel preponderante a la inteligencia militar en contra de la oposición política, y convierte a Nicaragua de un Estado Policiaco a un Estado Militar.

Define la seguridad soberana como los intereses del actual gobernante, su modelo de gobierno. La exposición de motivos en su onceavo párrafo, dice “que la seguridad soberana se garantiza por el vínculo estrecho entre la familia , empresarios, trabajadores y productores nicaragüenses, con el gobierno –ejército y policía nacional” cuando la realidad indica que el actual gobierno ha fragmentado a la familia nicaragüense y en vez de alianza, mantiene  una brutal represión contra los trabajadores ( mina el limón, ex cañeros del ingenio san Antonio, mineros de santo domingo, población del triángulo minero, del empalme san Benito etc), y  asfixia a los productores y empresarios que no comulgan con su línea partidaria. 

En su arto. 1 dicha ley taxativamente define su objeto , como la búsqueda de la unidad, y pasa a definir ámbito, competencia , estructura e instancias para defender lo que el gobierno entiende por seguridad soberana ( su modelo de gobierno). Pero la unidad  de una nación no se forja con persecuciones politicas, sino con dialogo, respeto y tolerancia.

En su arto. 3 , la polémica Ley habla de su FINALIDAD: contrarrestar los factores adversos a la seguridad soberana, PARA LA DEFENSA DEL PATRIMONIO , PLANES DE INVERSION Y LA ESTABILIDAD SOCIAL POLITICA Y ECONOMICA NACIONAL. Por tanto reduce la Soberanía a planes de inversión, proyectos financieros, alusivos claramente al proyecto del Canal interoceánico, proyecto que esta decidido imponer a cualquier costo.

Lo más relevante de este adefesio jurídico es que la ley de seguridad soberana, se diseñó para aplicársela Al PROPIO SOBERANO, o sea  al pueblo nicaragüense.

Es un arma más del régimen dictatorial para aplacar las protestas sociales, las inconformidades de las minorías, las luchas sindicales, el grito nacional contra la construcción del canal interoceánico, la organización y movilización de los partidos y grupos políticos, la labor orientadora y constructiva de las ONG, en fin es una arma de represión contra toda la sociedad civil que no dobla la cerviz ante el Dictador.

El pueblo es el depositario de la Soberanía! La Soberanía no se puede invocar contra el propio soberano. El pueblo de Nicaragua es el dueño legitimo del poder, y tiene derecho a reclamar, a protestar, y aun a recurrir al supremo recurso de la rebelión contra la tiranía y la opresión.( segundo considerando de la Declaración Universal de los Derechos Humanos)


El régimen del señor Ortega, en vez de estar aprobando leyes injustas, antidemocráticas y represivas,  debería fomentar el diálogo y la unidad de todos los nicaragüenses y ser un Estado eficiente en la defensa de la integridad territorial. Martin Fierro dijo: “cuando los de adentro se pelean los de afuera se los  comen.”